6 de enero de 2014

REINA DE REYES


Tengo tres cuñadas muy diferentes pero cada una de ellas muy auténtica en su estilo. La primera de todas fue Reyes y de ella vengo a hablar hoy, día de Reyes y de su cumpleaños. Cuando nos conocimos yo solo tenía 14 años, así que tengo la sensación de que siempre ha estado en mi vida. Es una mujer maravillosa y de las más generosas que he conocido. Ha sabido llevar de la mano a mi hermano magistralmente y me ha regalado tres sobrinos a los que quiero muchísimo, Carla, Alex y Alba.

Mis recuerdos de ella arrancan en la cocina de mis padres cuando mi hermano nos la presentó. Recuerdo su “privata” azul celeste con coletas como si fuera hoy (era lo último) y su cálida sonrisa. Acababan de iniciar un bonito noviazgo tan rápido como sólido.

A lo largo de estos 25 años nos hemos conocido muy bien y quizá lo que más me guste es su capacidad para conversar y la mujer que hay al otro lado. En verano vamos a la playa y pasamos horas sin dejar de hablar de lo que ha sido nuestro año a la vez que comemos el bocata que nos ha preparado mi hermano. Hacemos un montón de cosas, pero sobre todo, estamos juntas.

Defecto o virtud, no lo sé, lo cierto es que nos facilita la vida a todos cuantos estamos a su  lado. No hay problema, lo hace ella o busca la solución. Es una mujer cuidadora, de verdad, cariñosa, nerviosa,  dulce, simpatiquísima,  sufridora, con un sentido del humor excepcional, rápida, inteligente… y es que ya lo dijo una mujer de su pueblo el día de su boda “se casa María Reyes, esta moza ye listísima, de rapacina sabia más que la maestra”…tan real como que lo escuché yo a las puertas de la iglesia.

La señora no se equivocaba y siempre ha tratado de conciliar y acercar posturas entre todos. Adora a mis hijos y a mis padres y siempre ha sido una imprescindible en mi vida, porque siempre ha estado en ella. Cuando me diagnosticaron, 900 km nos separaban pero cada día llamaba a mi madre para darle ánimos y no molestarme. Te lo agradezco hasta el infinito.

En verano siempre vuelven a Asturias, pero este año fuimos nosotros primero a Sevilla y aquellos días en la ciudad antes de iniciar nuestras vacaciones en Cádiz, fueron maravillosos. Todo volvía a ser como siempre pero mejor, más intenso y Sevilla, olía mejor. Volver a estar todos juntos fue un regalo.


Reyes es otra hermana que me ha traído la vida, esa vida maravillosa que vamos a continuar viviendo juntas sin dejar de querernos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada