4 de julio de 2013

BIENVENIDA CLAUDIA


Hoy ha sido un gran día. Claudia acaba de llegar a la vida. Es la segunda hija de mi amiga Paula. Su otro tesoro se llama Sofía.

La maternidad, como a todas, la ha cambiado y la imagen que devuelve el espejo de ella es mucho más felíz y serena.

Cuando me diagnosticaron el cáncer, ella fue a una de las primeras personas a las que llamé. Se quedó petrificada porque era la tercera mujer de su entorno que lo padecía. Sufrió como todos los que me quieren y un día con los ojos llenos de lágrimas me confesó que necesitaba coger aire antes de hablar conmigo.

Tengo amigos, como casi todo el mundo, de cada etapa de mi vida, y Paula es la amiga de la adolescencia. Nos conocimos en el instituto, en la clase de 1º A. Se sentaba delante de mí y aunque al principio no sintonizamos, a lo largo del BUP, nos fuimos acercando hasta consolidar una amistad que dura hasta hoy. Hemos seguido caminos diferentes y aunque ella ha estado viviendo fuera de Asturias, no hemos perdido el contacto y hemos continuado viéndonos y hablando. Paula ha estado siempre en mi vida, además, compartimos un amor, Pedro, su sobrino y uno de los niños más maravillosos que forman parte de mi vida.

A lo largo de estos meses la he llamado infinidad de veces, algunas para decirle que estaba bien, y otras, las más, para que apagara mis fuegos. Lo ha hecho muy bien, porque una palabra suya (bueno, unas cuantas), servían para tranquilizarme y al colgar el teléfono, la mayoría de mis males habían desaparecido. Era improbable, según ella, que pasara todo lo que yo relataba horrorizada. Gracias por haberme escuchado, por haberme ayudado y por combinar la alegría de tu segundo embarazo con la tristeza del cáncer de tu amiga.

Te querré siempre, Pau. Mucha salud para compartir con tus niñas y Sergio. Os dejo la maravillosa canción de Pedro Guerra.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada