25 de agosto de 2013

EN EL NOMBRE DE LA CRISIS


Antes era en nombre de la Santa Madre Iglesia y de la Santa Inquisición y desde hace unos años, en nombre de la Crisis. Todo parece estar justificado en su nombre , los desahucios, los recortes educativos y sanitarios, la desesperanza colectiva, los conflictos,  las mentiras y hasta el agujero de la capa de ozono.

No es cierto, hace tiempo que se encubren todo tipo de recortes y libertades y en la crisis hay quien ha encontrado la excusa perfecta para campar a sus anchas y dejar aflorar sus sentimientos y acciones más miserables pretendiento que queden impunes. Se han equivocado, al otro lado  se responde, bien porque te toque directamente o bien por solidaridad. 

En nombre de la crisis pretendieron mandarme a trabajar a los dos meses de haber acabado el tratamiento porque "las cosas están así ahora". Pues no señora, las cosas no sé como están pero si sé cómo son y si alguien se ha vuelto loco, no voy a ser yo quien alimente su locura. Afortunadamente, la inspectora médica, no se creyó Agustina de Aragón y tras sortear a la ruda administrativa, conseguí una cita con ella.  Defendió a la paciente que su médica de cabecera (esa gran mujer), había abandonado. No pude contarle cómo estaba ni cómo me sentía, mejor por escrito. Cuando terminó  me miro y dijo: " no puedo estar más de acuerdo con lo que expresas".  Fantástica su ración de cordura y respeto. Mujeres así hacen grande nuestro sistema público sanitario. Gratitud por siempre. Salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada